Testamento de la Sardina 2019

Leído por Doña Sardina,Sandra Díaz Arcas

 

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Tiene mi Murcia que quiero
una hermosa catedral,
un Salzillo imaginero,
escultor universal
y un festejo sardinero
que no hay otra cosa igual
mejor en el mundo entero.
Es mi Murcia ese lugar
que ni un día puedo olvidar
por su ambiente, su solera
y por su clima ideal,
su cocina de primera
y al llegar la primavera
el perfume del azahar
y la gente sardinera.
Tiene mi Murcia preciosa
un Entierro que fascina
y una fiesta generosa,
alucinante y divina.
Por eso y muchas más cosas
me siento más que orgullosa
de ser hoy Doña Sardina.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Soy periodista y admito
que el futbol lo considero,
hablo de él, lo retrasmito
y salgo en “El Chiringuito”
pero el balón que más quiero
y para mí el más bonito
no es el balón futbolero,
es el balón sardinero
que se pilla junto a un pito.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Como sabéis son normales,
poniendo conocimiento,
sacar los temas sociales,
bien de fuera o bien locales
o los acontecimientos
curiosos o principales
siempre en este Testamento.
Y como queréis que largue
y además sois un gentío
y la cosa está que arde,
señores, vamos al lío
que no se nos haga tarde.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

De entrada, voy a empezar
con el tema catalán.
Es un trabajo sencillo
el del presidente Torra,
del Puigdemont monaguillo
tirándose la vidorra
por cárceles y banquillos,
viendo lazos amarillos
y Cataluña… ¡A la porra!
Y el otro, con gran pericia,
huido de la justicia,
tan tranquilo por Bruselas
inventándose noticias,
cobrando unas buenas pelas,
quejándose de injusticias…

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Hay cosas que están pasando
muy raras actualmente,
lo normal se está tornando
y ahora ves, tranquilamente,
que está el Paquirrín cantando
y su madre en Supervivientes.
Y en el asunto oficial
también un tanto atraganta
o no resulta normal
estar en Semana Santa
y en campaña electoral.
En Murcia, incluso, además,
en plenas fiestas. Espero
que pronto os podáis cambiar
y no lleguéis a votar
vestidos de sardineros.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Cuarenta años ya hacen
que se comenzó el trasvase
de agua del Tajo al Segura
para nuestra agricultura.
Doña Sardina reclama
el agua reglamentaria
para la Región Murciana
que ni una gota derrama
que no sea necesaria.
Decir otra cosa quiero:
Hay que acabar la Estación
del tren porque en la opinión
de murc
que bien pronto se resuelva
y su nombre sea el que admiro,
un grande, Juan de la Cierva,
Inventor del Autogiro.
Se trabajó con esmero
arreglando los jardines.
Son preciosos, no exagero
aunque haya muchos que opinen
que ha sido mucho el dinero
gastado para esos fines.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

El Tontodromo, lugar
de recreo callejero
y de placer cervecero
lo han hecho peatonal.
Mejor así. Lo prefiero.
Solo pido que al cambiar
lo hagan sin estropear
la estatua del Sardinero.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Hace tiempo, oí decir
a un sardinero: Ya ves,
en Murcia somos así,
tenemos las “mayoretes”
en nuestras Fiestas de Abril…
¿A ver cuándo van a haber
sardineras en París?
Es conveniente tener
cierto cuidado al beber
que un murciano algo borracho
se puso a hablar en francés
y siempre decía “acho”
en vez de decir “mesié”.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

En esta fiesta tan buena,
tan graciosa y tan bonita,
la sardina muere frita.
No debéis de tener pena
cuando haya sido finita
que gozó mucho en Archena
y si en este año la queman
el que viene resucita.
Por lo tanto, sin
y entregaros al festejo.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Saludos para el Gran Pez,
Enrique Martínez, que es
actor de mucha solera,
a Perla Fuertes también
como autora del cartel
y a otro artista de primera,
Marcos Salvador Romera,
que Pitocrónico fue
en la Gala Sardinera.
Saludo correspondiente
pues se lo merece a tope
para nuestro Presidente
José Antonio Sánchez López.
Y otro para esa excelente
persona que tanto vale
que fue también Presidente
y que es Gregorio González.
Y como alcalde que es
e importante en esta fiesta
un gran saludo también
para don José Ballesta.
Y cómo me voy a olvidar,
de una manera sincera,
de abrazar y saludar
a la gente sardinera.

¡Sardineros!
¡Sardineras!

Ser español, lo primero
y ser murciano un honor
y si ya eres sardinero
lo mejor de lo mejor.
Ser española es la pera,
ser murciana mucho más
y ser una sardinera
es una barbaridad.
Y no digo mucho más
porque ya debo acabar.
Soy muy feliz, lo confieso,
mas no me gusta el exceso
y el Testamento termina.
Desde aquí Doña Sardina
os manda a todos mil besos.

¡Vivan las Fiestas de Primavera!

¡Vivan los sardineros!

¡Vivan las sardineras!

¡Viva el Entierro de la Sardina!

¡Viva Murcia!