RECORDANDO A VICENTE MEDINA

(y a algunos otros)

 

Mezcla de ideas

Los gorriones viven gracias

a saltar donde y cuando quieren.

No se fijan en la senda,

están todos muy gorditos,

aguantan las inclemencias,

se pirran por los pepinos

-los de Murcia los mejores-

les gusta mojarse las alas

-en el huerto, entre limones-

se asoman por el bordillo

a beber en la balsica…….

¡Mucho cuidao con los peces!

(los observan desde arriba

como mueven sus colores)

¿verán alguna sardina?

Luego,

en lo tibio del día

de un diciembre luminoso

se suben por las ramicas

y de allí se van piando

volando y haciendo cosicas

por un cielo inmenso y eterno

con nubes algo perdidas……

y desde arriba ven pasar

juntaos una parejica

que de pobres no se tienen

Y de guapos no se olvidan

(Este diciembre tan tibio

recuerda a la primavera

con un sol acariciante

y un cielo de luna llena,

con amapolas bailando

al son de las peteneras

-que entre ellas se reclaman

con silbíos de gomeras-

¡atención con las espadas

de la verdad nunca escrita

que muchas vueltas se dan

en el azar de la vida,

con balones y valores

no te creas lo que pita!)

Las flores en los almendros

salpimentan las colinas.

Gorrión de mis tardes de niña

comiéndome una longaniza

blanca y reseca de tiempo

con pan de la panadería

(niños a lo lejos pintan

e improvisan porterías)

sentada en las escaleras

siento que me das vida,

que me das alas, que me das chispa…..

¿Quién fue el que te pensó tan bien?

¿Quién diseñó tus patitas,

saltando por la verdolaga,

comiendo las migajicas?

Enséñame pajarico

a vivir en armonía

con humildad y con tesón

ganándome el día a día

sin rendirme ante inclemencias

recolectando la espiga.

porque al morirte, tesoro,

en alguna oscura esquina

te tendré siempre en mi mente

me tendrás siempre en tu VIDA.

 

(Lo intentaremos porque es posible

desde una mecedora hecha de mimbre)

 

                                                    Cruz y raya

                                                    (punto y final

                                                      y tras al rosal)

 

Diana Rubio Bernal