El pasado 24 de Febrero en el Teatro Romea de Murcia se puso en escena la I Gala Entierro de la Sardina presentándose al Gran Pez 2017, José María Miralles, Doña Sardina, María Pina y se leyéndose la pitocrónica de Alberto Castillo. Toda la Gala estuvo dirigida por Antonio Liza.

En este artículo de nuestro blog reproducimos integramente la Pitocrónica de Alberto Castillo:

________________________________________________________________________________

Os voy a contar algo sobre mi vida. No tengo padre ni madre. Tampoco conozco siquiera quien me inventó. Sé que estoy hecho de plástico en una fábrica de algún lugar y que soy un instrumento de viento de una única nota que produce un sonido mediante un flujo forzado de aire. Soy pequeño con una cámara gorda al final de mi delicado cuerpo donde contengo una bola pequeña, que técnicamente se llama “el guisante”, que gira en el interior de mi cuando me besan en la boca, creando un efecto de vibración, lo cual hace que se amplifique el sonido. Ese soy yo. Lo que académicamente se llama “Silbato” pero que en Murcia llamáis “pito” Y os diréis ¿Es que los pitos hablan? … Pues la verdad es que no. Emitimos sonidos, pero no hablamos. Lo que ocurre es que andaba este pobre hombre, que está leyendo esto, tan agobiado que PALAS ATENEA, diosa de la sabiduría, de las artes y de la estrategia, me dio el don de la palabra para que le contara mi historia a este PITROCRÓNICO y el porqué de mi presencia aquí.

Me trajeron junto a miles ¿Qué digo miles? Decenas de miles de pitos como yo metidos en sacos de plástico. Bueno el caso es que llegamos a Murcia y enseguida, los humanos, nos metieron en grandes cajas de cartón. Enormes cajas. Junto a pelotas, espadas, aros, peluches, collares, pistolicas de agua, cochecitos, muñecas y mil juguetes más. Según me habían contado en el Olimpo, cuando me dieron el habla, era para un entierro. Pero no para uno cualquiera, ni mucho menos, sino para ese que vosotros los murcianos le hacéis a la SARDINA… ¡Que menudo ENTIERRO!

Más tarde, esas grandes cajas, fueron a parar a una cosa enorme que yo no conocía y que llamáis “CARROZA” donde allí, me encontré sin saberlo, con muchos dioses y héroes mitológicos presidiéndolas. Por cierto, que me explicaron que, nosotros, LOS PITOS, éramos los protagonistas de ese SINGULAR ENTIERRO ya que nuestro sonido era lo único que se escuchaba esa noche extraordinaria y que, los humanos, nos buscaban con ahínco para meternos en sus bocas y hacernos sonar constantemente en señal de alegría.

Comenzó todo aquello con humo, voces, músicas, canciones, fanfarrias… y los humanos que abrían las cajas y con las manos llenas arrojaban a la gente miles y miles de juguetes donde iban todos los que son como yo. Venga una y otra vez. Manos a las cajas y juguetes que salían volando desde esa cosa de la CARROZA para ir a parar a los otros humanos que esperaban en la calle los regalos. Desde luego, también me lo dijeron los dioses del OLIMPO,  los murcianos sois la gente más generosa de todo el mundo.

Sois felices regalando cosas. Ya me dijeron que lo hacéis siempre igual en todas vuestras fiestas. En unas dais caramelos, en otras verduras y embutidos y en esta juguetes y PITOS…. No creo que exista otro pueblo en la tierra tan generoso como vosotros desde luego…. Los humanos seguían echando juguetes y pitos como locos y a mí no me llegaba la hora y cuando más impaciente estaba, de pronto,///// unas manos me cogen junto al resto de juguetes y allá que salimos volando pero con tan mala suerte que yo caí dentro de la misma carroza. Al suelo. Allí entre cajas, plásticos, cartones y desperdicios…. Y ya nadie se preocupó de mi….

Cada vez el ruido era menor.  Aquel desfile estaba terminando. No quedaban cajas, ni juguetes, ni balones. No quedaba nada. Ya no se oía tanta gente llamando a los humanos. La carroza iba más rápida que en toda la noche. Por fin se paró un momento y los humanos se bajaron y me quedé solo en el fondo escondido tras los plásticos y los cartones. Yo no iba a hacer feliz a nadie. Yo no iba a notar en mi interior la alegría de mi “guisante” dando vueltas y sonando gracias al beso de un humano que me llevara a su boca…. Era el pito más desgraciado del mundo…. TODO ACABÓ PARA MI

Alberto Castillo, en la lectura de la pitocrónica 2017

Alberto Castillo, en la lectura de la pitocrónica 2017

Metieron la carroza en una gran nave y allí se terminó mi fiesta.  Pasó la noche y vi salir el sol por los grandes ventanales de aquel sitio. Era un nuevo día.  Al rato afiné el oído y escuché una conversación que desde lejos se acercaba a donde yo estaba….

-Que no, Manolico, que la carroza está limpia. No le queda nada.

-Déjeme usted que mire Señor Juan. A lo mejor queda algún juguete

-Eres un cabezón Manolico. Ya te he dicho que está vacía. Solo quedan algunos cartones y los plásticos. Ahora después la limpiare cuando almuerce. Pero no queda nada.

-Ande, Señor Juan, déjeme usted que mire…

-Bueno vale. Sube por detrás pero no te vayas a hacer daño. Sube y baja echando leches que no quiero que te caigas por mi culpa y a ver que le digo a tus padres…

Y de pronto, oh milagro de los dioses, unas pequeñas manos humanas me cogieron de entre los cartones. Su vocecita era de alegría para decirle al tal Señor Juan que me había encontrado. UN PITO, HAY UN PITO, SEÑOR JUAN HE ENCONTRADO UN PITO… Y al mismo tiempo, sus pequeños labios, me besaron. Me dieron vida. Me hicieron sonar. Me hicieron vivir…. Para siempre. Vivir.

Y hoy soy el pito más feliz del mundo…. Paso todos los días en el interior del bolsillo de un pequeño pantalón. Manolico es mi mejor amigo. Me usa en el colegio para arbitrar, como él dice, partidos de futbol. Me hace sonar por las calles cuando va para casa. Me utiliza cuando está con sus amigos. Dice que soy su tesoro. ¿Y sabéis lo mejor de todo? ¿Queréis conocer nuestro gran secreto? … Muchas veces, Manolico, se pone una camiseta larga de su padre que le llega hasta los pies. Hace un cucurucho con hojas de periódico que se pone en la cabeza. Se cuelga una bolsa vieja de tela que tiene su madre por allí, la llena con sus juguetes y se va a la puerta a jugar con sus amigos. Y conmigo en su boca, haciéndome sonar a cada momento, dice con todo orgullo que, él, cuando sea mayor QUIERE SER SARDINERO.

PROTOCOLO DE SALUDOS:

Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades

Señor Presidente de la Agrupación Sardinera de Murcia, querido amigo Gregorio González. Miembros de su Comité Ejecutivo. Señores Presidentes de los Grupos Sardineros.

Queridísima DOÑA SARDINA, COMPAÑERA Y AMIGA, MARIA PINA

Querido GRAN PEZ, JOSE MARIA MARTINEZ

 Sardineras y Sardineros. Señoras y Señores.

Telespectadores de 7 RM, nuestra Televisión de la Región de Murcia que seguís desde vuestros hogares la retransmisión en directo de este acto.

A TI MI QUERIDO COMPAÑERO, MURCIANO, PERIODISTA Y SARDINERO ANTONIO GONZALEZ BARNES QUE ESTAS EN LOS CIELOS SARDINEROS.

Sean mis primeras palabras, esta noche, para expresar públicamente mi agradecimiento a la AGRUPACION SARDINERA DE MURCIA y en especial a mi amigo, mi compañero de pupitre en la adolescencia, mi admirado GREGORIO GONZALEZ, vuestro Presidente, que tiene mucha culpa de que yo esté aquí esta noche en el escenario del histórico Romea. Gracias GREGORIO y Comité de la Agrupación. Me habéis hecho el mejor regalo que jamás soñé recibir.

Precisamente en estos días de final del invierno cuando, Murcia, se prepara a vivir con intensidad el renacer de una nueva primavera. Días de preparación para volver a deslumbrar al mundo con unas fiestas de INTERES TURISTICO INTERNACIONAL. Y que son únicas. Voces mucho más autorizadas que la mía, ilustres murcianos, podrían haber sido pitocrónicos, deberían haber salido elegidos para tan alta empresa por eso, únicamente, vuestro cariño hacia mi persona puede servir de justificación a algo que es injustificable. Pero aquí estoy, con la mayor de las ilusiones, para llevar a cabo la empresa que me habéis encargado y que, sin duda, me honra.

Mi amor a Murcia. Mi entrega cada día a ella. Y también como sardinero que he sido, veinte años, y hoy convertido en “Sardinero de silla, tribuna y balcón” que también es un orgullo. Mi currículo SARDINERO comenzó en la década de los ochenta cuando me enrolé de cabezudo en las cuadrillas juveniles del “Paletas de San Antolín”. Aquellos días los recuerdo con inmenso cariño.

 Después, con el paso de los años, en el ochenta y uno, con un grupo de amigos y compañeros formamos “LOS NUEVOS HACHONEROS DE MERCURIO”. De allí, de aquel grupo de jóvenes estudiantes, salimos tres sardineros. Dos de ellos todavía en activo. Mi querido Presidente de AQUILES, Rafael Pardo, y mi admirado compañero de la radio el hoy doctor en medicina José Antonio Gómez Lorca, en las filas de CENTAURO…. Los tres nos hicimos sardineros siguiendo el ejemplo de aquellos maestros de MERCURIO que con tanto cariño y respeto nos trataron. Como comprenderéis, uno, se siente sardinero siempre, aunque ya no reparta juguetes ni tripule una carroza en la noche mágica del ENTIERRO, pero tampoco os negaré que, desde la silla, la tribuna o el balcón desde os veo todos los años, cuando os tengo delante algo muy íntimo se remueve en mi interior, pues uno es SARDINERO hasta el día que se muere. Toda la vida.

Quiero tener esta noche un recuerdo muy especial. Obligado en justicia, para aquellos hombres, que al comienzo de los años ochenta, cambiaron por completo el festejo. El ENTIERRO pasaba horas muy bajas, de las más bajas de la historia, se había anclado en el pasado y el futuro era demasiado negro. No os digo más que en 1976 estuvo a punto de no poder salir a la calle. Entonces surgieron un grupo de extraordinarios murcianos y mejores personas que, trabajando las 24 horas del día en favor de esta ciudad, crearon la AGRUPACION SARDINERA DE MURCIA y dieron un espaldarazo sin precedentes a una fiesta que estaba amenazada de muerte.

Me estoy refiriendo y quiero rendirles homenaje esta noche a PEPE CARRERES, PACO RUIZ MORATA, MARIANICO ORTEGA, DIONISIO YAÑEZ, JERONIMO MATEOS DIAZ-RONCERO, PEPE DEL CAMPO, FELIX MARTINEZ ROBLES, MIGUEL MARTINEZ MESEGUER, ESTEBAN MARTINEZ ABARCA RUIZ-FUNES Y RICARDO MARTINEZ MOYA. El primer comité de la recién nacida AGRUPACION SARDINERA DE MURCIA.

Hoy, muchos de ellos, nos contemplan desde las estrellas donde seguro se encuentra su alma inmortal de enamorados murcianos. Otros, afortunadamente, están entre nosotros y algunos incluso, si bien ya no desfilan, salen a las calles para veros y disfrutar con vosotros………………. A ellos les debemos lo que hoy somos y tenemos. A ellos les debemos los pasacalles, las charangas, el TESTAMENTO, EL VELATORIO, la incorporación de la mujer a los desfiles y la grandeza del ENTIERRO. Ellos se “inventaron” los tres días sardineros, la misa en la Catedral por los que ya no están, la cena de gala… en fin hasta el HIMNO que se estrenó precisamente en este escenario una noche inolvidable en un concierto del Orfeón Murciano Fernández Caballero.

 Incluso la costumbre de agitar un pañuelo blanco mientras suena la partitura fue idea de PEPE CARRERES. Una noche de Cena de Gala en la Carroza, allí se celebraban, a la hora de poner la grabación del himno, ni corto ni perezoso, se levantó de su silla y empezó a agitar la servilleta de la mesa. Todos nos quedamos parados y diciendo ¿Qué hace este? Pero fueron solo unos segundos pues, rápidamente, fue secundado por todos los que allí estábamos presentes y así nació esa costumbre. Ese fue su origen. No hay otro. Yo fui testigo.

Igual que el protagonismo del PITO. Aquella AGRUPACION PRIMITIVA quería que Murcia fuera un concierto de pitos especialmente el día del Entierro. Hasta ese momento no se daba nada por la calle cuando íbamos a pie. Y un año, tomaron la decisión de DAR PITOS el sábado por la mañana en el pasacalle de los grupos. Todos llevábamos grandes bolsas, como hoy, pero llenas con miles de pitos. Solo se daba eso. Pitos.  

Otra aportación extraordinaria fue la creación de la REVISTA SARDINERA. Precisamente su primer número salió a la calle hace 35 años. Era el año 1982 y fue también el nacimiento de mi GRUPO AQUILES que se creó al abrir la puerta a nuevos grupos sardineros para ampliar el festejo. AQUILES TAMBIEN CUMPLE 35 AÑOS ESTA PRIMAVERA…………. Y todo ello, como he dicho antes, se lo debemos a ellos. A aquella joven y ambiciosa AGRUPACION que nació para revitalizar un festejo único en el mundo y que hoy, gracias a ellos y a todos vosotros, ha alcanzado las más altas cotas en su historia de siglos.

Por cierto, ya que hablamos de cumpleaños, FELICIDADES MARTE. Este 17 de abril que coincide con el lunes de Pascua, cumplís 117 años en el Entierro. En el DIARIO DE MURCIA, Martínez Tornel, publica el 17 de abril de 1900, martes de fiestas de primavera, que esa noche saldría por primera vez un nuevo grupo en el Entierro de la Sardina. El del dios Marte. Felicidades a todos vosotros.

Pero el PITO ha sido es y seguirá siendo elemento imprescindible en nuestro Entierro de la Sardina. Yo los he tenido de todos los tamaños y materiales.  Aquellos de hoja de lata de los años sesenta y que me traía mi padre cuando yo era un niño, después los de madera y más tarde los de plástico con mil formas y colores. Incluso, muchos años después, los de madera, los he dado en mis desfiles con AQUILES gracias a un compañero extraordinario, gran sardinero y mejor persona, que es Juan al que conocemos todos como “EL PITOS”. Por eso, desvelo mi secreto, el sardinero de mi cuento del comienzo, el que deja al niño subir a la carroza, ese “Señor Juan” es mi Juan el PITOS. Mi compañero y mi amigo.

SARDINEROS. Cuando estéis por las calles, dad pitos. Regalad pitos. Que suenen los pitos hasta que la matrona del Almudí no pueda más y se tape los oídos. Que la ciudad sea un concierto de pitos sin principio ni final. Dad otros regalos, por supuesto que sí, pero que no os falten pitos en los macutos. Y de una manera muy especial ese sábado único en el mundo y del que somos protagonistas los murcianos…….

Por cierto, que no sé dónde se meten nuestros paisanos ese día. El sábado por la mañana es difícil encontrar murcianos. Seguro que también vosotros os habéis dado cuenta. Vais por las calles de la ciudad y la gente no os deja andar y os pide regalos a casa paso.

– ¿me da usted un regalo para mi nieto que hemos venido de Albacete?

-Sardinero somos de Toledo denos usted algo de recuerdo

-Anda guapo que somos de Granada danos una cosica para los nietos

– ¿podría usted darnos un regalo que hemos venido de Madrid?

¿DONDE ESTAN LOS MURCIANOS? … todos los que nos piden regalos son de fuera…. Sábado único y lleno de anécdotas……

Poneos en situación por un momento. La una y media de la tarde. Calor murciano de hermosa primavera. Miles de personas en Trapería. No puedes andar. Todo el mundo te tira de la capa, la blusa e incluso del pantalón. No puedes moverte, pero vas contento y feliz en volandas de las buenas gentes

Y en mitad de todo ese hermoso agobio una señora te dice……. ¿Tiene usted una pulserica? Y tú, con la mejor de las sonrisas metes la mano, como puedes, en el macuto y sacas una para regalársela y entonces te dice: NO, DE ESAS NO. YO QUIERO UNA DE ESAS QUE LLEVAN UNAS PERLICAS Y UNA PIEDRA AZUL CON UNA CADENICA……… Pero Señora ¿Es que yo soy el Corte Inglés?…

Anécdotas y vivencias de unos días que no se olvidan jamás en la vida y que se van grabando a fuego en nuestra alma murciana y sardinera.

Ya los vereis DOÑA SARDINA Y GRAN PEZ.

Si querida mía MARIA PINA, ya lo vivirás tú también en la mañana del sábado cuando custodiada por TUS SARDINEROS des juguetes y PITOS a todo el mundo. María. Periodista de raza, comprometida, joven valor y promesa cierta de quien es una extraordinaria profesional. Y si es bella por fuera, como habéis comprobado todos, aun es más guapa por dentro. Os lo prometo. Es compañera, amiga y confidente. Te ayuda ante cualquier problema y siempre tienes en ella a una persona que se afana con todas sus fuerzas en hacer el bien a todo el mundo.  Siempre con una sonrisa que ilumina su cara de manera permanente. Y por si todo esto fuera poco su sed de conocimientos es infinita. He hecho muchos programas en nuestra televisión regional a su lado y me consta la permanente preocupación que tiene en aprender más cada día y superarse a sí misma. Nunca cambies SARDINICA. Nunca cambies MARIA y ojalá la felicidad sea una constante en tu vida como lo es esta noche pues, me consta, que la emoción te embarga desde el día que te nombraron y vives, como tú misma dices, el mejor año de tu vida. Felicidades mi queridísima DOÑA SARDINA.

Y tu mi querido GRAN PEZ, JOSE MARIA MARTINEZ, contigo me parece que se han equivocado. No por la designación, por supuesto, sino por el nombre. TU ERES UN MURCIANO TAN GRANDE que lo del “pez” se te queda chico. Yo te veo como la reencarnación del dios MERCURIO. Y te lo explico. Si MERCURIO es el mensajero de los dioses, tu eres el MENSAJERO DE ESPAÑA con tu empresa ONE TELECOM que se ha convertido, gracias a vuestro trabajo, en los mayores distribuidores de ORANGE de España. Y que yo sepa una empresa de telefonía ENVIA MENSAJES….  Segundo:  MERCURIO era quien transportaba los asuntos de los dioses y los hombres. ¿Qué hace la empresa CALICHE, tu empresa? Pues transportar y llevar el nombre de Murcia por los cinco continentes. Tercero: MERCURIO, no lo olvidemos, enseñaba a los hombres a comportarse ante los dioses. ¿Qué hace José María? Enseñar y preparar a las nuevas generaciones de jóvenes en NEW CASTELAR un centro modélico de enseñanza en san Pedro del Pinatar. Sin olvidar, no quiero hacerlo, que MERCURIO apoyaba con sus alas a los atletas en las olimpiadas. Vosotros, tus hermanos y tú, apoyáis a nuestro equipo olímpico de remo. Las OLIMPIADAS MODERNAS. Y así podría seguir hasta mañana hablando de los logros de esta ejemplar familia. Si, familia, pues junto a sus dos hermanos y su madre de la que disfrutan los tres hijos, gracias a Dios, son unos murcianos dignos de permanentes elogios pues solo con emprendedores de esta categoría humana y profesional se pueden conseguir tan altas metas. Por todo ello, creo, que eso de GRAN PEZ se te queda chico y tú eres el GRAN MERCURIO que ha tomado forma humana para el bien de esta bendita tierra nuestra.

También os tengo que anunciar, aunque ya lo conocéis , que la SARDINA nos llegará de ALCANTARILLA, pero sí que os voy a contar la verdadera historia de porque viene de esta villa y no de otra. No os penséis que ha sido por la AGRUPACION SARDINERA. Ni mucho menos. Ha sido por culpa de ella, de la Sardina, y de los dioses……

Como todos sabéis, nuestra SARDINA suele vivir, durante todo el año en las hermosas aguas de Mazarrón. No hace falta que os diga que las mejores sardinas del mundo son las “masarroneras” pues bien, en aquellas tranquilas aguas de la bahía escuchó una noche como varias sirenas del CENTRO BRUJO hablaban maravillas de las Fiestas de la Bruja. Y ella ni corta ni perezosa decidió que tenía que venir a Alcantarilla. Se le puso en las escamas. Empezó hablando con NEPTUNO, que para eso es dios del mar, pero este no le hizo ni caso y como viera que pasaban los días, el mes de mayo estaba cerca y nadie le daba permiso habló con PLUTON, hijo de SATURNO y nieto de CERES, dios del inframundo, para que le diera permiso y poder venir a vivir esas fiestas. Tampoco lo hizo caso. Habló con EROS, dios del Amor, apelando a su buen corazón… Al final se puso tan pesada que lo consiguió.

Y es que a nuestra SARDINA le va más la fiesta que a un goloso la “tortada murciana de merengue”. Al final, la dejaron venir y MOMO, otro que tal baila con el asunto festero, fue el encargado de recogerla en Mazarrón y traerla a Alcantarilla. Lógicamente, al no tener mar el municipio, la dejó en el paraje del “AGUA SALÁ” Allí, lejos de la carretera y de los ruidos porque es un paraje único en la Región de Murcia, vivió contenta y feliz la SARDINA. Participó en todas las fiestas de Alcantarilla. Disfrutó con los pasacalles de las peñas, por la noche se iba de verbenas y recitales a Entrevías, se camufló en una de las carrozas y estuvo echando balones como una loca por toda la calle Mayor y luego, ya, al final de la fiesta vivió la quema de la Bruja con más alegría incluso que los propios alcantarilleros.

 Tenían razón las SIRENAS DEL CENTRO BRUJO y son unas fiestas que enamoran. Tan contenta estaba en aquel hermoso paraje que decidió esconderse por allí y no volver más a Mazarrón ni por supuesto que la trajeran a Murcia para ser quemada. Nuestra SARDINA se enamoró de Alcantarilla. Estuvo unos meses, todo el verano, la mar de feliz y contenta. Visitó la casa Cayitas, el Centro Infanta Elena, el Museo de la Huerta, la Casa Carides, la casa torre de José María Precioso.. en fin, no os digo más que hasta incluso, por las noches, burlaba la seguridad de HERO y se colaba en la fábrica para hincharse a comer mermelada. Era una alcantarillera más y nadie del OLIMPO se acordaba de ella.  Estaba feliz en su nueva tierra, pero claro, como es muy lista, sabía que la iban a buscar en el paraje del “Aguasalá” y entonces aprovechando la cercanía del Segura y la red de acequias, se cambió de sitio y fue a esconderse debajo del PUENTE DE LAS PILAS en la acequia de Barreras. Allí seguro que no la encontraría nadie.

Por si fuera poco, JUAN SORNICHERO, Presidente de las Peñas Festeras y CRISTOBAL GARCIA MORATA, el Brujo de este año, la camelaron para que no se fuera de ALCANTARILLA y que se quedara con ellos para siempre. Hasta pensaron un nombre para ella LA SARDINA EMBRUJADORA…… por aquello de la Bruja, claro.

Pasó el otoño y navidad que fue cuando cundió la alarma entre los dioses del Olimpo pues, si no aparecía, Murcia se iba a quedar sin fiestas de primavera y eso no se podía consentir. APOLO llamó a todos a su presencia y como dios más respetado les dictó órdenes precisas para encontrarla. Pero ni siquiera POLIFEMO con el ojo que todo lo ve pudo saber de ella…. Una noche, de las hermosas noches que se viven en la huerta de Alcantarilla, la Luna inundaba de plata naranjos y limoneros y bañaba con sus rayos las quietas aguas del viejo Segura hasta que, de pronto, uno de los rayos de SELENE se reflejó en la acequia de Barreras y, desde lo alto del firmamento, se dio cuenta la diosa que algo brillaba allá abajo. No eran sino las escamas de la SARDINA bajo el reflejo de la luz de luna. De inmediato SELENE se lo dijo a MORFEO dios del sueño y de la noche y este a su vez a CERES que llevó la noticia por los campos murcianos hasta la presencia del mismo APOLO que rápidamente dio órdenes a MERCURIO, como mensajero de los dioses, para que viniera a buscarla y eso hizo el dios alado del comercio. Vino a Alcantarilla, la puso bajo la custodia del Ayuntamiento y de su alcalde JOAQUIN BUENDIA y este, cumpliendo el mandato de los dioses la entregará al de Murcia, JOSE BALLESTA la noche mágica del jueves 20 de abril cuando, oficialmente, todo comience. …

Y esa jornada llega.  Os prometo que llega…Calles y plazas que, en esos días de la naciente primavera, salen de su anonimato y se convierten en el perfecto escenario donde la música, las charangas, hachoneros y sardineros escriben la más hermosa de las páginas en el devenir festivo de esta tierra nuestra. Desde cualquier rincón del mapa y he dicho del mapa porque la universalidad del ENTIERRO DE LA SARDINA es manifiesta, vienen las gentes a Murcia para compartir y vivir nuestras noches estrelladas y nuestros cálidos días y dejar su impronta enredada en las multicolores capas de nuestros grupos.

TODO COMIENZA

Es jueves, después de Resurrección, y llega el momento esperado todo un año. Cuando el sol se pierde por el viejo Malecón y se despide de la estatua de don José María Muñoz, allá por las CUATRO PIEDRAS, la ciudad cobra vida a los alegres sones de charangas y de PITOS que suenan por las cuatro esquinas de esta eterna Murcia. Allá van camino adelante en multicolor desfile embajadas de Carnaval llegadas de todos los puntos, bandas de música internacionales, atracciones de variadas formas y estilos, banderas y estandartes. Los hachoneros y bengaleros con hachones y bengalas encendidos dibujan fantasmagóricas imágenes en las fachadas por donde la comitiva pasa…. Y los grupos sardineros, con sus capas acariciadas por el viento de una nueva primavera, escriben en el pentagrama de la historia otra bella página de la generosidad de Murcia. Vuelan desde las manos sardineras mil juguetes y PITOS que van a parar a una legión de niños que apenas si les dejan andar por las arterias de la Murcia eterna cuya sangre se desborda a los sones de una batucada, la Campanera, España Cañí, soy minero o el Gato Montés… es el desfile que termina en la Glorieta cuando, bajo el balcón de nuestro Ayuntamiento JOAQUIN BUENDIA entregará a PEPE BALLESTA la sardina que, desde ALCANTARILLA, ha llegado a la atardecida y nuestro Alcalde agradecerá la entrega mientras la noche se puebla de fuegos de artificio y el himno sardinero pone sus notas de emoción en las gargantas de todos cuantos intentamos cantarlo en noche tan singular………

Apenas si dan tregua las horas y el TESTAMENTO ESTA EN MARCHA. Es viernes y hay que cumplir con el rito de escuchar las últimas voluntades de la Señora de los Mares. Desde mediodía, los grupos, toman ya la calle pues hay que recuperar el tiempo perdido y vivir con intensidad el tiempo esperado. Unos buenos aperitivos, CON NUESTRA ESTRELLA DE LEVANTE POR SUPUESTO, y de nuevo tras coger fuerzas y haber comido, llenar la calle con ese CONCIERTO DE PITOS que despierta las piedras dormidas en la tranquilidad de la siesta de la primavera. De nuevo el desfile cuando el sol se despide y SELENE ha salido orgullosa tras la Cresta del Gallo para inundar de plata el verde tapiz de la huerta…… El destino, tras recorrer gran parte de la ciudad, está en la GLORIETA donde Doña Sardina va a leernos sus últimos deseos. La noche se llenará de luces que, para eso, los ojos de MARIA PINA, son de un azul tan intenso que hasta el cielo los envidia. Y mi compañera, la preciosa periodista que este año pone voz a la SARDINA, leerá sus mandatos mientras, como es costumbre, los miles de personas congregadas bajo el balcón del Ayuntamiento en la romántica Glorieta, irán coreando a voz en grito las ultimas silabas de las cuartetas compuestas para tal fin.  Comenzará con el consabido “Sardineros…. eros, eros, eros” Sardineras…. Eras, eras, eras” …. Y así todo el rato porque de esa manera, también, Murcia, acepta y acata las últimas voluntades del pez que se despide de todos nosotros antes de morir para resurgir de nuevo al año siguiente.

Amanece pronto el SABADO más grande que Murcia vive en todo el año. Apenas sale el sol, tras las alturas de Carrascoy, ilumina y pone destellos de oro en las escamas plateadas de la SARDINA en lo alto de su catafalco.

 El día amanece hermoso para contemplar a nuestra SARDINA en lo alto de su pedestal enseñoreándose del paisaje y el paisanaje en la mañana festiva del sábado murciano y sardinero.

Antes que la calle se llene de gentes de todos los lugares, muy temprano, apenas han dado las diez en el reloj catedralicio, los sardineros de APOLO, tienen su cita anual ante la Madre amantísima de la Fuensanta. Se juntan en la plaza de la Cruz y cuando ya están todos, más los antiguos componentes, amigos y familiares, entran en las naves del templo y depositan una canastilla de flores de los jardines murcianos ante la que es Señora de la Ciudad y la huerta. Algo similar que, más tarde, harán mis compañeros de AQUILES, muchos años lo he hecho yo con ellos, próximo a mediodía y antes del desfile, obligado entrar en la Catedral. Rezar una oración ante la Virgen de la Fuensanta y la charanga que interpreta solemne EL HIMNO NACIONAL, LA MARCHA REAL para quien es Reina y Señora de cielos y tierra.

Y ya, con todo hecho, bien desayunados con fuerzas e ilusiones, al gran desfile que convierte Murcia, a mediodía, en la primera gran etapa de una jornada incomparable… Belluga, Salzillo, Trapería, Santo Domingo y Alfonso X el Sabio. Una ruta de emociones, sensaciones, vibraciones… de generosidad desbordada y desbordante donde miles y miles de regalos vuelan de las manos sardineras a las manos de espectadores llegados de todos los puntos del planeta tierra para contagiarse de la generosidad sin límites de las buenas gentes SARDINERAS.

Y así, el paso inexorable de las horas, nos llevaran a la noche cuando la ciudad se desborda y se cuentan por centenares de miles las personas que aguardan este singular festejo. Sillas y tribunas vendidas todas desde semanas antes. Ramas de árboles donde, intrépidos espectadores, se han subido. Marquesinas de comercios, paradas de autobús hasta algún semáforo bajo he visto yo con alguien sentado sobre él.

MURCIA EXPLOTA EN SAZON DE PRIMAVERA y la noche se ilumina con hachones y bengalas. Inciensa su escudo con el humo de la pólvora y los dioses se mezclan con los hombres y mujeres de esta bendita tierra nuestra mientras desde las carrozas un diluvio de regalos va a parar a un bosque de manos y brazos que se alzan en el reducido espacio de una baldosa. Esta noche, MURCIA, es más MURCIA que nunca. La generosidad de los sardineros rompe todas las previsiones y nadie vuelve a casa sin un regalo ni de vacío.

———————————————————————————————————-

Y llega el momento de la retirada. Mitos, héroes y Dioses abandonan las calles para esperar el amanecer de una nueva primavera. Se marchan APOLO, CERES, MARTE, ODIN, AQUILES, DIANA CAZADORA, MERCURIO, PALAS ATENEA, ULISES, BACO, EROS, MOMO, PLUTON, CENTAURO, VULCANO, HERCULES, MORFEO, POLIFEMO, JUPITER, NEPTUNO, SATURNO Y EL CENTRO BRUJO…. pero una diosa se queda siempre en Murcia. Porque se enamoró de MURCIA el mismo día que se creó la ciudad. SELENE. La luna.

SELENE NO NOS ABANDONA NUNCA y quiere, desde lo alto del puente viejo, ver el final de un ENTIERRO que para ella es eterno.

La multitud aguarda el momento tanto tiempo esperado durante todo un año. Es la hora del adiós, pero también de un nuevo comienzo. Sobre las cenizas de la SARDINA nacen, de nuevo, con renovado empuje las FIESTAS DE LA PRIMAVERA DEL AÑO SIGUIENTE….

———————————————————————————————————-

Todos esperan el encendido de la traca que hará arder el catafalco. Tú, José María Martínez, Gran Pez, cogerás con tus manos temblorosas por la emoción, la punta de la mecha. María Pina, mi queridísima y preciosa SARDINA, recibirá la bengala encendida que le ofrecerá Joaquín “el Pandereta” … Alcalde, concejales, Pte. y miembros de la Agrupación serán testigos y espectadores……… Toda Murcia estará pendiente de vosotros dos amigos míos. Y con lágrimas, en sus bellos ojos, María Pina, prenderá la mecha…. Los PITOS sonaran sin cesar en un concierto sin orden ni partitura.

Subirá rápida la traca buscando el combustible en el interior del Catafalco y las llamas se asomarán por el lomo plateado de una sardina que sabe, que conoce, su final y su muerte para resurgir con más fuerza de sus propias cenizas……. Se paran las aguas del viejo Segura en su discurrir de siglos pues, esa noche, no tiene prisa en llegar a Guardamar y se detiene para servir de espejo a la bella SELENE que se refleja en el cauce con sus cabellos de plata…….

Se empina sobre sus cimientos la torre de la catedral y se recorta majestuosa su silueta porque también ella quiere asistir a la quema. Se derrite en amores de primavera el corazón del nazareno de bronce que en la Glorieta rinde homenaje a nuestra Semana Santa. Ríe Martínez Tornel en su flamante pedestal y a lo lejos, Belluga, se levanta de su eterno sillón cardenalicio para ver como arde la Sardina. En la hornacina, encimica del puente, la VIRGEN DE LOS PELIGROS sonríe agradecida, como madre que es, pues un SARDINERO cuando pasaban las carrozas, le ha echado un PITO al Divino Niño que lleva en sus brazos…….

Se enciende la noche en mil luminarias de colores que pueblan en fuegos de paz los siempre hermosos cielos murcianos. SE ASOMAN DESDE LAS ESTRELLAS TODOS LOS SARDINEROS QUE SE MARCHARON PARA SIEMPRE. Suenan los acordes emocionantes del Himno Sardinero y vosotros, amigos míos, en improvisada danza, dais vueltas al catafalco a la misma vez que arrojáis al fuego purificador vuestros cascos…. Un arco iris se forma alrededor de la hoguera con los colores de vuestras camisas y capas…

Y con la mano en el corazón y lágrimas en los ojos, de mis labios, sale en ese momento una espontánea oración DIOS TE SALVE MURCIA, DIOS TE SALVE

Muchas gracias

Momento en el que nuestro presidente, Gregorio González, entrega un reconocimiento a Alberto Castillo en la I Gala Sardinera

Momento en el que nuestro presidente, Gregorio González, entrega un reconocimiento a Alberto Castillo en la I Gala Sardinera

Foto final de familia en Gala Sardinera

Foto final de familia en Gala Sardinera