El pasado sábado 28 de marzo, tuvo lugar en la Región de Murcia un acto que mucha gente llevaba esperando con ansia y emoción, La Pitocrónica.

Se celebró en la Filmoteca Regional, con el reconocido humorista Miguel Ángel González Calderas, alias ‘Kalderas’, como pitocrónico lector de la divertida “sátira” que provocó risas entre todos los allí presentes.

Al evento asistieron el alcalde de Murcia, D. Miguel Ángel Cámara; el Consejero de Industria, Turismo, Empresa e Innovación, D. Juan Carlos Ruiz, el Concejal de Festejos, D. Rafael Gómez y las más de 300 personas que acudieron para divertirse y vivir con emoción el momento.

No sé si voy a estar a la altura, pero a la anchura seguro que sí

Miguel González Calderas –como así se llama- y natural de Alcantarilla, a quien el encargo de la Pitocrónica le irrumpe tras una carrera humorística que comenzó en Murcia con la Comedy Club y que le ha conducido a participar en canales nacionales de humor como Paramount Comedy, confesó que no se pudo negar al recibir la llamada del Presidente de la Agrupación Sardinera de Murcia.

Como todos los años, se le hizo entrega a los asistentes de un ejemplar en papel de la revista sardinera, que consta de 287 páginas con entrevistas, imágenes, información sobre cada grupo sardinero, y datos sobre futuros actos y celebraciones que tendrán lugar en los próximos días del Entierro de la Sardina. También se les regaló el pito nº 12 de la Pitocrónica, que este año ha sido del grupo sardinero Aquiles.

Todo el discurso de Kalderas estuvo marcado por el humor, lleno de referencias a Murcia, la tierra por la que le preguntan en Madrid –«donde hacen una cosa muy rara que es vocalizar»-, como «nuestra cerveza, Estrella de Levante, los pasteles de carne y las marineras». Kalderas hizo también alguna referencia a Cartagena: “el Puerto de la Cadena lo construimos nosotros, echando ‘capacicos’ para no veros”, gastó bromas sobre la poca costumbre que tenemos en Murcia de ver lluvia: “Que llueva aquí es como ver un gitano solo en el centro de salud”. También aludió a la gastronomía murciana, que según él, le chifla.

Mi padre me decía que salíamos de casa el viernes para coger sitio

El monologuista recordó sus primeros recuerdos del Entierro del Sardina. Y no olvida la escena que todos los años contemplaba: «Me encontraba en las calles de Murcia con niños que parecían espartanos peleándose a muerte por los juguetes. Y no sólo eso: tras los críos, había seis filas de octogenarios combatiendo por un juguete para sus nietos. No era extraño que volaran dentaduras postizas».

Kalderas relató algunas de las variantes de la definición del pito: entre ellas, que se trata de un tipo de mosquito colombiano. «Nosotros tenemos el mosquito tigre, que es aquel que entra en las casas murcianas rompiendo un cristal y desconectando la alarma». Y no se olvidó de otros momentos «muy bonitos» de Murcia, como la Semana Santa: «Mucha gente se extraña de que demos caramelos. En el extranjero no lo entienden. Como en Cartagena».