Ayer era el día esperado por todos. Un día especial para la ciudad de Murcia. Centenares de miles de personas, con los niños como grandes protagonistas, ‘lucharon’ por el millón doscientos mil juguetes que lanzaron los sardineros desde sus carrozas. Y es que los regalos son el gran atractivo del pasacalles más animado y marchoso de la Región. El color, con las cuatro estaciones, motivo elegido este año como emblema, y la magia de los neones compitieron con las chirigotas del carnaval que abrían la comitiva. Los leones chinos, que desfilaron haciendo increíbles acrobacias, pusieron un toque de espectacularidad.

Abrían la comitiva 100 voluntarios que iban montados en las bicicletas de Muy Bici. Le seguía la banda del cuerpo de cadetes de Moscú con su particular seriedad y organización al desfilar. El toque de humor lo puso un grupo de graciosas ocas, llegadas desde Palencia, y que seguían fielmente a su criador, parándose cuando él lo hacía y retomando el paso a la par que él, e hicieron que las sonrisas iluminaran muchos rostros. Los gigantes y diablos de Brotons, los zancudos, la banda de Gaiteros d’Corvera Asturies y el mítico dragón de Conte, grabado en la memoria de toda una generación de murcianos, tuvieron de nuevo su protagonismo. También hubo una banda de majorettes procedente de Chequia que hizo las delicias con su espectáculo.

Las brasileñas volvieron al desfile del Entierro de la Sardina e hicieron la competencia a las Diosas del Olimpo. Finalmente, tras ellas, llegó el culmen y el éxtasis del público con las carrozas repletas de regalos que los dioses del Olimpo repartieron sin límite para que las ´peleas´ por el premio no faltasen.

Y es que la ilusión en la cara de los niños y mayores hizo que la mitológica cabalgata no perdiese ni un ápice de magia, pese a que el tiempo no fue tan espectacular como el de otros años. Es de destacar el detalle de Muy Bici de regalar al público recogedores de juguetes al estilo “Google Maps” que además señalaban un “Estoy aquí”, una gran iniciativa con bastante aceptación.

La generosidad sardinera volvió a ser palpable. Los pitos, balones, muñecos, bisutería, espadas, aros y demás sueños de plástico en forma de juguetes repartidos cumplieron con las expectativas de todos.

Tras el gran desfile llegó el momento de preparar el catafalco para la quema de la Sardina. A la 1 de la madrugada, Kike Boned, Gran Pez 2015, Pastora Soler, Doña Sardina 2015 y Miguel Ángel Cámara, alcalde de Murcia, prendieron la mecha a la traca que pondría el fin al Entierro de la Sardina 2015.

Ya solo queda empezar a preparar el Entierro de la Sardina 2016, ya queda un día menos.

En nuestra página de Facebook podéis ver una amplia galería de fotos del desfile de ayer por la noche.