El pasado lunes quedé para tomar un café con el monologuista Miguel Ángel González, más conocido como ‘Kalderas’ , así será como lo llamaré a partir de ahora, para conocer un poco más al que será el autor de la Pitocrónica 2015 del Entierro de la Sardina.

A Kalderas lo conozco de toda la vida, desde nuestros años mozos en los que comenzábamos a disfrutar de las noches de la localidad de Alcantarilla.

Quedamos en una céntrica y muy conocida cafeteria de Alcantarilla y nos sentamos en una mesa apartada para poder hablar con tranquilidad y sin interrupciones. Se me hizo raro quedar con Kalderas para hacerle una entrevista pero a la vez tenía sensación de alegría por él.

Sin duda lo que más llama la atención cuando lo ves por primera vez es su poblada barba, las gafas de sol que suele llevar puestas y la cantidad, cada vez mayor, de tatuajes que luce de los que me dice que todos y cada uno tiene su propia explicación e historia.

Tras pedir un café para mi y una infusión para Kalderas, dado que desde hace tiempo intenta llevar una vida lo más sana posible, entramos en materia:

¿Como será el discurso de la Pitocrónica 2015?

No quiero que se me tache ni que se vea que me declino por un partido político u otro. No voy a entrar en el juego de la crítica política. Primeramente porque pienso que no hay que morder la mano que te da de comer y, en segundo lugar, porque ya sabemos todos como están las cosas.

Quiero realizar una pitocrónica que sea ácida en la que habrá algo de política, lógicamente, pero no voy a ir a machacar a nadie. La intención es que el público se ria y pase un momento agradable durante los 20 minutos de los que dispongo y en los que trataré cosas de la Región relacionadas con el pito, lógicamente.

¿Cómo has vivido el Entierro de la Sardina hasta ahora?

No lo he vivido tan de dentro como voy a tener la ocasión de hacerlo este año. Era una espinita que tenía clavada porque por cuestiones de trabajo nunca he podido disfrutarlo durante la semana completa. Si he visto el desfile del Entierro de la Sardina pero, como todo el mundo, detrás de 60 filas de octogenarios peleándose por un juguete para su sobrino o nieto, supuestamente.

Este año pienso involucrarme en la fiesta todo lo que pueda e intentaré salir en todas las fotografías.

¿Podremos ver algún show de Kalderas en el Entierro de la Sardina aparte de la Pitocrónica?

Yo creo que si. Creo que algo se hará dentro de mis posibilidades y de lo que me dejen hacer. Tampoco quiero interferir en la agenda programada pero si los sardineros me piden ayuda, ahí estaré.

¿Cómo llegaste a ser monologuista?

Llegué a ser monologuista por casualidad. Siempre he sido el graciosillo del grupo, el más bromista y dicharachero pero nunca me preocupé de formarme para hacerlo a nivel profesional. Un día en un concurso, Chema Ruiz, que fue Pitocrónico del Entierro de la Sardina y quien me inició en esta profesión, me dijo que porque no lo intentaba, me dio un curso mediano y comencé.

Antes de ser monologuista fui: albañil, pintor, repartidor de publicidad, reponedor en un supermercado, conductor de una apisonadora, peón de topografía, hosteleria, cafeterias, bares de tapas. He hecho muchas cosas, lo que nunca he hecho es estar parado.

¿Cuánto tiempo se tarda y cómo se elabora un monólogo?

(Sin lugar a dudas la respuesta me sorprendió muchísimo)

Depende de la duración. Para sacar media hora de material testeado y que funcione, necesitas un año de trabajo. Tras superar el miedo al folio el blanco, tienes que crear los chistes que crees que van a funcionar. Luego un día a la semana tienes que ir a un local de ‘Comedy Club’ a probar ese nuevo material de forma gratuita ya que no puedes cobrar por algo que no sabes si va a funcionar o no. Si funciona, pues tienes que probarlo otras dos o tres veces con público distinto hasta que el material se considera testeado. Entonces llega el momento de incorporarlo a los shows mediante la ‘técnica sandwich’ que consiste en usar material que ya funciona, material nuevo y acabamos con material que ya funciona. Personalmente solamente utilizo en mis shows los chistes que funcionan en 8 de cada 10 actuaciones previas o tests ‘de prueba’.

¿Alguna vez has tenido miedo escénico?

La primera vez que me subí a un escenario, en el Centro Cultural Infanta Elena de Alcantarilla, se me olvidó el material por completo. Eso si, nunca me ha sucedido un ‘Pastora Soler’ pero soy consciente de que siempre hay que tenerle respeto al escenario.

¿Has firmado autógrafos?

(Comienza a reírse) En papel…pocos. Vamos a dejarlo ahí.

Tras una batería de preguntas y otros temas de nuestra juventud, que hablamos ‘fuera de micro’, acabó la entrevista. Le saqué unas fotografías y nos despedimos siguiendo cada uno nuestra ruta, no sin antes darle las gracias por todo.

He de decir que fue muy agradable el tiempo que estuve con Kalderas y que nos reímos bastante, como no podía ser de otra manera con una persona que se dedica a eso mismo, a hacer reír a la gente. Nos veremos pronto en el Entierro de la Sardina 2015.