La Plaza del Romea llena de murcianos