Hachoneros y nuestra mascota de la Sardina